Procesos de la Inquisición de España contra brujas y hechiceros

Título: Almacén universal artículos de historia, geografía, viajes, literatura y variedades
Autor: VV.AA.
Tomo I, capítulo: Procesos de la Inquisición de España contra brujas y hechiceros, p. 281.
Autor: Llorente
Lugar de publicación: México
Fecha: 1840
Formato: PDF
Fuente: Biblioteca Digital Hispánica
Ficha

Las Gradas

Empedrado de Las Gradas - s.XVIII
Todo el atrio de la iglesia de Santa María en sus lados oeste y sur, conocido popularmente como Las Gradas, fue urbanizado en el siglo XVIII. Su perímetro está cercado por artísticos pilastrones de piedra con escudos de las iglesias de Santa María y de San Pedro, barandales de hierro y un bello empedrado de cantos rodados (llamados cotes en Viana) con dibujos geométricos y vegetales. El empedrado ha sido deficientemente reparado en varias ocasiones, perdiéndose en algunas partes el color y la traza de los diseños originales.

Tidón nº 30

Plaza de San Pedro, calle Tidón nº 30 (antiguo 26)
Escudo en el arco de entrada - s.XVI
Escudo del siglo XVI en la clave del portal de entrada.

Armas de la casa
Cuartelado en cruz
  • 1º y 3º lobo rampante
  • 2º y 4ºº cruz trebolada

Hospital de Nuesta Señora de Gracia

Rua de San Pedro, nº 16. Antiguo Hospital de Nuestra señora de Gracia, actualmente Casa de Cultura 
Escudo con el anagrama de Cristo (izda) - s.XV
Dos escudos del siglo XV, encima de cada arco gótico de la fachada, con el anagrama de Cristo -IHS- en caracteres góticos, con orla de cardina gótica y corona abierta por timbre sujetada por dos ángeles.

Escudo de la iglesia de San Pedro. Plaza de los Fueros

Escudo de la iglesia de San Pedro. Plaza de los Fueros, Las Gradas
Escudo de la iglesia de San Pedro - s.XVIII
 es una tiara sobre dos llaves cruzadas.

Santa María

El escudo de la iglesia de Santa María es un jarrón con lirios.

Calle Tidón nº 12
Escudo de la iglesia de Santa María, calle Tidón nº 12 - s.XVI
Calle Tidón nº 8. Casa de la Primicia de Santa María
Escudo de la iglesia de Santa María, Casa de la Primicia s.XVII
Plaza de los Fueros, Las Gradas 
Escudo de la iglesia de Santa María,
plaza de los Fueros, Las Gradas - s.XVIII

Múzquiz

Calle Tidón, s/n. Fachada trasera de Casa de los Muzquiz, junto al Ayuntamiento.
Escudo de los Múzquiz - finales del siglo XVII.
Blasón del finales del siglo XVII, con rica orla de guirnaldas y palmetas, leones portantes y timbrado en yelmo.
Armas de los Múzquiz
De campo cortado muestra tres fajas y un castillo.

El Portillo, nº 4

Calle el Portillo, nº 4

Escudo - s.XVII
Blasón del siglo XVII en cartela de cueros retorcidos y timbrado en yelmo.

Campo partido, registrando en parte de cuatro cuarteles en los que se repite alternativamente castillo y cruz floredelisada mas un castillo inferior,  y de otra parte, muy perdida, cuatros fajas onduladas con bordura bajo motivos practicamente borradas.

Arbizu

Calle de Abajo de Santa María, nº 18
Escudo de los Arbizu - s.XVI
Escudo en la clave del portal, con cartela de cueros retorcidos y yelmo en clave.
Armas de los Arbizu
Su campo de gules trae creciente ranversado taqueado  de oro y sable, faja taqueada inferior de oro y sable y punta del escudo de plata.

Noticias de los Arbizu
  • Miguel de Arbizu, señor del palacio de cabo de armería de Yániz; su escudo se componía de gules, media luna escaqueada de oro y sable debajo de la luna, una faja escaqueada de oro y sable y la punta del escudo de plata. [1] [2]
Referencias

Carrillo

Calle de Abajo de Santa María, nº 25
Escudo de los Carrillo - s.XVII
Escudo del siglo XVII con rica cartela de cueros retorcidos con yelmo por timbre.
Armas de los Carrillo
En campo de azur, un castillo de oro. Bordura de sable, con ocho aspas de oro.

Noticias de los Carrillo
  • Los Carrillo de Viana proceden de la villa de Tordomar, del partido judicial de Lerma (Burgos).  De esta familia fueron Gregorio Carrillo de Tordomar, natural de Viana y caballero de la Orden de Alcántara, desde 1687. Pedro Carrillo y Eguía, natural de Viana, caballero de la Orden de Santiago, desde 1651. [1][2]
  • Desde Viana pasaron a Santa Lucía de Ocón (La Rioja): Diego Carrillo y Moreda, que nació en Viana en 1504, que por una pendencia con los mozos de dicha ciudad tuvo que ausentarse de ella y establecerse en Santa Lucía de Ocón. Pedro Carrillo Marín, natural de Santa Lucía de Ocón y Familiar del Santo Oficio de Navarra. Ganó ejecutoria de hidalguía en Pamplona en 1666. Jorge Carrillo y Fernández Alonso, fue Regidor de Soria y caballero de la Orden de Santiago, desde 1688.[1]
Referencias
  1. albakits.com - Carrillo
  2. blasonari.net - Carrillo
  3. Wikipedia - Carrillo
  4. Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella

Remírez de Ganuza

Rua de San Pedro, nº 24

Escudo de los  Remírez de Ganuza - s.XVI
Blasón del siglo XVI con cartelas de cueros retorcidos y timbrado de yelmo.
Armas de los  Remírez de Ganuza
Un cuartel con ocho castillos.
Ver también Juan Bautista de Pujadas, I Marqués de Valdeolivo

Dicastillo

Rua de San Pedro, nº 20. Casa de los Dicastillo, también llamada casa de los Ezpeleta.
Escudo del Palacio de los Dicastillo - s.XVII
Blasón con cartela de cueros retorcidos y timbrado en yelmo, del siglo XVII.
Armas de Dicastillo entre otras
Cuartelado en cruz:
  1. tres castillos en campo encarnado, dos en jefe y uno en punta, que es Dicastillo;
  2. cinco fajas;
  3. tres fajas en bordura de aspas, quizás Baquedano;
  4. tres fajas ondeadas, quizás Holoriz.
Ver también Torres, Azcona, Holoriz, Dicastillo y Baquedano

Noticias de los Dicastillo

  • Martín de Dicastillo y Acedo, fue llamado a las Cortes de Navarra por el virrey en 1623, como titular de la casa de los Dicastillo de Viana. [1]
  • Juan Domingo de Dicastillo  y Acedo, 
    • Consiguó el hábito de caballero de Calatrava en 1656.
    • Era en 1690 procurador de la iglesia de Santa María.[2]
    • En su testamento de 1700 legó a la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad veinte reales de a ocho para mejorar los pasos de Semana Santa.[3]
    • Fue promotor junto con otros trece particulares de la construcción del Balcón de Toros de los nobles se levantó en 1691 en la plaza del Coso. [4]
  • Matías de Dicastillo fue alcalde de Viana en 1715, 1717, 1719, 1722.[4]
  • Maria Luisa Dicastillo y Acedo-Araciel, nacida en Viana el 2 septiembre de 1685, heredó el mayorazgo de los Dicastillo de Viana. Fue hija de Juan Domingo Dicastillo y Torres y  Teresa Araciel-Acedo y Rada.  Casó con Agustin Ezpeleta y Amatriain, 10º Señor de Beire.[5]
  • El mayorazgo de los Dicastillo, lo heredó el primogénito de los diez hijos de este matrimonio, Pedro Antonio Ezpeleta y Dicastillo (?-1779).
  • A la muerte de éste el mayorazgo pasó a su hermano, Joaquin Ezpeleta y Dicastillo (1709 - 1788) que había seguido la carrera militar. Sirvió en la carrera militar durante sesenta y cuatro años en los Regimientos de Jaén, la Corona y Castilla, con los empleos de Subteniente, Teniente, Capitán y después de Capitán de Granaderos y de agregado a la plaza de Pamplona. Hizo la campaña de Nápoles, asistiendo al sitio y toma de Baza, a la batalla de Bitonda, al bloqueo de Capua, yendo en la expedición de Sicilia; se encontró también en el asalto del castillo de Gonzaga; en el ataque y desalojo de los enemigos que ocupaban los baluartes de Don Blasco y Santa Clara; en la batalla de Campo Santo, de donde salió herido gravemente; en el sitio y asalto de Tortosa; en la sorpresa de Pavía; en la retirada de Fiolemona en la batalla de Plasencia, donde cayó muer to a su lado su hermano León de Ezpeleta, Alférez de Granaderos de las Reales Guardias Españolas, y en otras muchas funciones de guerra.
Referencias
  1. Honor estamental y merced real. La configuración del Brazo Militar en las Cortes de Navarra, 1512-1828. Alfredo Floristán Imízcoz
  2. La obra del escultor Bernardo de Elcaraeta en Santa María de Viana. Juan Cruz Labeaga Mendiola
  3. Nuestra Señora de Gracia, hospital civil de peregrinos. Juan Cruz Labeaga Mendiola
  4. Los toros en Viana, siglos XVI-XVIII. Juan Cruz Labeaga
  5. Tres arzobispos de Viana. 
  6. ortizdepinedo.com

López de Barnuevo

Rua de San Pedro, nº 9
Escudo de los López de Barnuevo - s.XVII
Blasón del siglo XVII, mutilado en la parte superior. Lleva cartela de cueros retorcidos, ricamente decorada, y orla de follajes terminados en grandes rosetas. Bajo el escudo figura la leyenda LOPEZ DE BARNUEVO.

Campo cuartelado:
  1. perdido
  2. perdido
  3. cuartelado a su vez: repite alternativamente cruz ancorada y castillo, rodeados por serpiente
  4. dividido en cuatro partes de forma escaqueada, con motivos casi perdidos en tres de sus cuarteles, aunque se pueden ver cinco rosas y un brazo con espada; el que hace de cuarto  muestra cinco leones pasantes entre cuatro castillos;
  5. en la punta registra lobo pasante, y dos calderos ajedrezados a ambos extremos.
Referencias
  • Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella. En el se dice pertenecer a López de Barrionuevo y Elorza, 1671.

El marqués de Cerralbo visita Viana, 1891

Título: Viaje del Excmo. Sr. Marqués de Cerralbo por Guipuzcoa y Navarra. Crónica y discursos
Autor: Juan Vázquez de Mella
Fecha: Septiembre1891
Fuente: Biblioteca Digital Hispanica
Ficha
PDF
Tras los buenos resultados de los carlistas en las elecciones de febrero de 1891, Enrique de Aguilera y Gamboael, marqués de Cerralbo y representante de pretendiente don Carlos (Carlos VII), organizó un viaje de propaganda por Guipuzcoa y Navarra unos meses mas tarde. El viaje comenzó el 25 de septiembre en Tolosa. Luego continuaron por tren a Panplona con una breve escala en Alsasua. Después se dirigieron a Estella, con paradas intermedias en Óbanos, Puente la Reina, Mañeru y Cirauqui. Desde Estella hicieron excursiones a Monte Muru, Irache y Montejurra. La siguiente y última etapa terminó en Viana con parada previa en Los Arcos.
Enrique de Aguilera, marqués de Cerralbo
En cada fin de etapa se repetía la misma agenda de actos: oficio religioso, banquete, visitas a lugares de interés como escuelas, fábricas o sitios históricos carlistas, y por último, una velada política con proclamas y discursos. En centro de operaciones era siempre el Círculo Carlista de la localidad que visitaban. 
Juan Vázquez de Mella
Cuando la comitiva se encontraba a unos tres kilómetros de Viana llegó corriendo a su encuentro Botarrón, agitando la boina roja, y lanzando gritos de júbilo y vivas delirantes al Rey y al marqués de Cerralbo. Detrás de él apareció un grupo de jóvenes que también gritaban contestando a los vivas de Botarrón. A su llegada a la ciudad tuvieron un recibimiento multitudinario, la gente se agolpaba en el Muro y siguió a la comitiva entre vítores cuando después de bajarse de los coches continuó hasta la plaza, que estaba llena a rebosar. Luego entraron, los visitantes y los vianeses, a la iglesia de Santa María, donde se rezó un padre nuestro por el alma de Simón Montoya, que había muerto poco después de las elecciones de febrero a las que se presentaba como diputado por partido judicial de Estella. A la salida de la iglesia se dirigieron al Círculo y mas tarde a descansar. Por la noche, llegó el turno de la velada política en el Círculo, con sus discursos y proclamas, que se escuchaban también desde la plaza, pues mantuvieron los balcones abiertos. A la mañana siguiente, después de oír misa, visitaron el convento de la monjas. Allí la superiora, Sor Simona, les enseñó las dependencias del convento, el hospital, las escuelas y la iglesia de San Francisco, y al marcharse les regaló medallas de la Milagrosa. Llegada la hora de la comida se dirigieron de nuevo al Círculo donde se celebró el banquete. Mientras sonaba la música, hasta nueve platos de abundante y auténtica comida navarra fueron servidos por jóvenes vianesas, hijas de los socios. Después de los brindis y los aplausos, pasearon por las calles, visitaron la Casa Consitorial, vieron el sepulcro de Cesar Borgia. Y ya se despidieron, marcharon a caballo hasta Recajo, cruzaron el Ebro en barca y tomaron en la estación de Recajo el tren con destino Miranda.
Carlos de Borbón y Austria-Este, duque de Madrid (Carlos VII)
El mismo año del viaje se publicó este libro que comentamos con la crónica de la excursión y los discursos del marqués de Cerralbo. El cronista del viaje fue un joven periodista asturiano llamado Juan Vázquez de Mella. Éste había dejado el periodismo hacía poco para dedicarse por completo a la política y la propaganda carlista. Años mas tarde, el marqués de Cerralbo irá dejando de lado sus inquietudes políticas desarrollado su faceta de coleccionista y arqueólogo, legando a su muerte al Estado Español su palacio de Madrid y su colecciones, hoy convertido en el Museo Cerralbo, en Madrid. Vazquez de Mella sería elegido diputado por Navarra en las elecciones siguientes, las de 1893, y continuaría en la política carlista de forma activa. Hoy sólo reconocemos su nombre por las calles o plazas que le dedicaron a su muerte.

30 de septiembre de 1891 (Página 78)

Botarrón - Entrada en Viana. 
Media legua antes de llegar á la histórica ciudad cuyo nombre llevaron los primogénitos de los reyes navarros, vimos destacarse en el límite de la carretera la marcial figura de un hombre del pueblo que agitaba con una especie de entusiasmo epiléptico la roja boina y prorrumpía en estridentes gritos de júbilo y vivas delirantes al Rey y al marqués de Cerralbo. Mirábamos con curiosidad al extraño personaje, cuando la rapidez de su marcha y la velocidad de los coches nos permitió contemplarle de cerca.  Es Botarrón—nos dijeron sonriendo los amigos de Viana que nos acompañaban y que hacían esfuerzos por quitar la borla y moderar los ímpetus del más inquieto y desasosegado de los carlistas. 
Seco, moreno, nervioso, con ojos llameantes, Botarrón es una especie de convulsionario carlista que tiene en vez de sangre algo así como el jugo ardiente de las cepas navarras mezclado con pólvora ó dinamita. No para ni sosiega, y el ¡viva Carlos VII! es en él como una interjección que le sirve para rellenar los concisos períodos de su lenguaje espartano. Naturaleza inflamable, vehementísima, propenso á la exaltación y el frenesí, es á la vez dócil como un niño á los mandatos de los jefes, cuando después de amonestación cariñosa le ordenan con rostro severo que dé tregua á sus apasionamientos y muestre la calma posible, que no es mucha en ánimo tan turbulento y organismo tan neurótico. 
Servicial y cariñoso, no olvidaremos Falcó y yo al diligente centinela de nuestros aposentos, que á las primeras horas de la mañana nos hacía despertar sobresaltados al ronco grito de ¡viva Carlos VII!, pronunciado casi al oído, mientras agitaba al borde del lecho la boina en la convulsa mano; y después de una pausa en que el sueño, disipado bruscamente, dejaba lugar á que se manifestase el buen humor en regocijadas risas, oíamos de labios de Botarrón este saludo cristiano, realista y marcial, que hasta tiene los tonos imperativos de la ordenanza: «Buenos días nos dé Dios para servirle. Arriba y ¡viva el Rey!»
Deleitábase el marqués de Cerralbo contemplando aquel extraño heraldo que se nos aparecía como abreviatura y compendio de los entusiasmos de Viana, cuando comenzamos á divisar ligera tropa de aguerridos muchachos que, como vanguardia, se aproximaba á los coches contestando con estrepitosa gritería los vivas de Botarrón.
Viana, levantada sobre una alta meseta y rodeada en parte de vieja muralla, se destaca á manera de fortaleza sobre la carretera. Apenas bajados de los coches oimos clamor confuso de aclamaciones, y al levantar la vista al a altura vimos inmensa hilera de gente que agitaba boinas, pañuelos y sombreros, y cada vez con más estruendo repetía los vivas al marqués de Cerralbo.
Aquellas larguísimas filas de carlistas tendidas á la carrera asemejaban ejército que presenta las armas á su caudillo, como diciendo: Manda, que estamos dispuestos. La fila fué replegándose sobre sí misma á medida que nos acercábamos á la ciudad, hasta convertirse en columna cerrada primero, y después en torrente de humanas cabezas, que se desbordaba por las calles é invadía por completo la hermosa plaza, juntando todos los gritos, exclamaciones y vítores en una voz clamorosa ensordecedora que parecía salir de los pulmones de una legión de gigantes, haciendo vibrar el aire con esta frase, constantemente repetida: ¡Viva el marqués de Cerralbo!
Cruzando con mucha dificultad entre la compacta muchedumbre, dirigióse el representante del Rey á la soberbia iglesia, cuya portada del Renacimiento, adornada de hermosas esculturas, cautiva y admira, y allí le siguió la multitud, extendiéndose en oleadas por las naves del espacioso templo, estrecho para contenerla. Después de una estación, el marqués de Cerralbo pidió que se rezase un Padrenuestro por el alma de D. Simón Montoya, y de todos los labios, con redoblado fervor, se elevó al cielo la oración, que parecía ascender como una súplica de la caridad y un homenaje de la fe, envuelta en el vapor de las lágrimas que surcaban las mejillas de muchos compañeros de armas del heroico é inolvidable soldado.
Después de la iglesia, casa de Dios, pasó el marqués de Cerralbo al Círculo, casa del Rey, que se levanta casi enfrente del suntuoso templo, que forma uno de los lados de la gran plaza de Viana. La recepción excuso decir que fué cordialísima y entusiasta. 
Aunque los salones del Círculo son espaciosos, puede decirse que el público comenzó junto á la mesa presidencial y se extendía por habitaciones, pasillos, corredores y escalera, dilatándose por toda la plaza, convertida por la multitud en antesala del casino carlista. 
El digno presidente dio en sentidas palabras la bienvenida al señor marqués de Cerralbo, que, conmovido con tan extraordinarios agasajos, contestó expresando la gratitud que le embargaba, porque no parece otra cosa—dijo—el espectáculo que estoy presenciando sino la obra acabada que por noble y generosa emulación estáis realizan-do para demostrarme que en Navarra el entusiasmo no quiere tener límites como la lealtad, y si al oir aclamaciones frenéticas y recibir obsequios sin cuento parece tocarse la cumbre del amor carlista, siempre el punto siguiente demuestra que aún es posible mayor ardimiento y entusiasmo más grande. 
Los vivas y aplausos estrepitosos al Rey y al marqués de Cerralbo nos hicieron comprender toda la verdad de las anteriores palabras. 
La velada. 
Por la noche el estallido de los cohetes y morteretes y los acordes de la música anunciaron la velada, siendo el marqués de Cerralbo acompañado por la Junta del Círculo desde la casa inmediata de un distinguidísimo correligionario, que prodigaba las atenciones y los obsequios al ilustre huésped. Los salones y dependencias del Círculo estaban cuando comenzó la velada ocupados por una masa de carlistas que hacía de todo punto imposible el tránsito. 
Pronunció el digno presidente breves y entusiastas frases dando las gracias al delegado real por su visita, é inmediatamente el marqués de Cerralbo desde la mesa presidencial, entre aclamaciones y aplausos, cantó como bardo inspirado las grandezas y hazañas de la raza euskara, enumerando las maravillosas empresas acometidas por los navarros y los altos hechos de reino tan glorioso, cuyos fueros, exenciones y libertades tuvieron en el representante de Carlos VII propugnador elocuentísimo, que al despedirse en Viana de la patria de Sancho el Fuerte quiso dejarle como recuerdo, más que un discurso político, una oda espléndida que fuese como trasunto y espejo de la tradición de un pueblo heroico y á la vez suma de ejemplos que con el prestigio de sublimidades históricas encienda más las 
voluntades en el fuego del amor á la causa que resume tales maravillas.
No cesaron los vivas y los aplausos hasta que el delegado de Navarra, D. Salvador Elío, subió á la tribuna, y con frase tan sencilla como elocuente hizo notar las grandezas de la causa tradicionalista, condensada en la Monarquía cristiana, que tiene por ley la unidad católica y la variedad foral, por madre la iglesia, por hija la patria, por vida la historia, y por símbolo y representación augusta el Rey. Nueva salva de aplausos y vivas abrió un paréntesis entre el discurso de Elío y la subida de D. Ulpiano Errea á la tribuna.
El bizarro jefe y diligente y celosísimo diputado habló elocuentemente, con el enérgico acento y la concisa palabra militar que presta tintes tan severos y viriles á la oratoria, de los orígenes de la reconquista pirenaica que. como la astúrica, nace bajo el amparo de la Cruz, y permanece fiel en todo el proceso de la historia al sello religioso de los primeros días que marcó con señal indeleble á los descendientes de Aitor, haciéndolos vasallos de Cristo y subditos del Rey, para ser libre y emancipada hermandad de todo yugo tiránico. 
Las palabras del Sr. Errea echaron más combustible á la hoguera del entusiasmo, y en tan caldeada atmósfera tocóle hablar al que esto escribe, exponiendo en poco más de una hora los deberes políticos de los carlistas, que además de las obligaciones militares, tan admirablemente cumplidas en las ocasiones solemnes, exigen sacrificios no tan grandes, pero provechosos y útilísimos en los tiempos de paz material y desorden moral para que, al cesar la revolución mansa y estallar la fiera, no se encuentre la causa tradicional con muchedumbre dispersa, sino con legiones bien dispuestas y apercibidas para la lucha, esperando, arma al brazo, que los vientos del radicalismo sectario hagan sonar el clarín de las batallas para marchar hacia las trincheras enemigas detrás de la boina de Carlos VII, como iban confiados los guerreros de Ibry en pos del penacho blanco del navarro Enrique IV.
Terminó la magnífica velada á los acordes de la música, que dejó oir el hermoso himno de D. Carlos.

Las hijas de San Vicente Paúl - Las Ordenes religiosas. 
A la mañana siguiente, 1.° de Octubre, después de oir Misa y admirar las riquezas de la iglesia, acompañamos al marqués de Cerralbo al magnífico convento que ocupan esos ángeles de la caridad que se llaman Hijas de San Vicente Paúl. 
Muchos sacerdotes acompañaban al marqués, y entre las personas agregadas á su comitiva el número de las que entraron en el convento pasaba de 30.
Sor Simona es el tipo perfecto de la Hermana de la Caridad. Devorada por el celo del Señor, inteligentísima, enérgica, activa hasta el punto de no darse un instante de reposo, une á la austeridad de acrisoladas virtudes la dulzura y amabilidad de la más solícita enfermera, y al atractivo de quien vive aspirando el perfume de la inocencia, educando á aquellos que el Salvador invitaba para que se congregasen á su lado, una elocuencia espontánea que fluye de sus labios, con el encantador abandono y desaliñoque tanto deleita en la prosa de la doctora avilesa, con la cual tiene, lo mismo que con Sor María de Agreda, muchos rasgos parecidos aquel rostro en que brillan juntos el ingenio y la hermosura del alma. La Comunidad entera participa de las cualidades de la superiora, y el edificio parece reflejarlas como un espejo, mostrando en la pulcritud nimia y el esmero y orden admirable cuan justa es la estima y veneración con que toda la ciudad de Viana ama á las humildes Hijas de San Vicente, y les entrega confiados à sus pequeñuelos, con la seguridad de que en vez de una tendrá varias madres. 
El hospital, las escuelas de párvulos y de niñas, el refectorio, las salas de juego, los dormitorios, el hermoso oratorio, la notable iglesia, todo fué enseñado con obsequiosa y atenta solicitud al marqués de Cerralbo, que no cesaba de elogiar aquel oasis que la caridad embalsa a con su divino aliento.
Invitado con amable insistencia por las Hermanas el autor de estas líneas, se vio forzado á hablar de improviso, escogiendo como tema, en cierto modo impuesto por el lugar mismo, la Caridad y las Ordenes é institutos religiosos, que son como sus órganos sociales. 
Asunto vastísimo que no hizo más que bosquejar, ya que sería vano intento resumir las grandezas de Fulda, Monte-Casino y Cluni, ó compendiar las maravillas señaladas por la pluma del historiador de Los monjes de Occidente, ni enumerar aquellas Atenas de piedra y relicarios del arte, como llamó á los monasterios y conventos un ilustre escritor, ni siquiera mostrar en abreviado boceto los cinco servicios populares y gratuitos de la verdad, la educación, el dolor, la enfermedad y la sangre, dispensados, según la elocuente demostración de Lacordaire, por ese prodigio brotado de los consejos evangélicos que se llama la comunidad cristiana de bienes ó pobreza y sacrificios y que forma las Ordenes apostólicas, docentes, penitentes y militares, que unas veces llevan al teatino á renunciar á la misma limosna, sólo requerida en necesidad extrema, al hospitalario á ser presidido por un leproso y á la dilatada y nobilísima familia de San Vicente Paúl á cumplir en el siglo del egoísmo la ley de la caridad, dando á los ignorantes la instrucción con los Hermanos de las escuelas cristianas y á los hambrientos y desnudos el alimento y el vestido, no adquiridos en inmorales fiestas como desperdicio del lujo, sino conquistados por la súplica amorosa de las Hermanitas de los pobres, como óbolo del justo ó desprendimiento del pecador arrepentido, logrado en nombre de Cristo conforme á aquel sublime axioma: «La limosna aprovecha más al que la da que al que la recibe.» 
Mientras no se levante—nos decía el marqués de Cerralbo—la fábrica al lado del convento, no imperará el patronato cristiano, y hasta que esto no suceda el colectivismo seguirá reclutando huestes y sembrando rencores primero y ruinas y escombros después.
Profundamente emocionados, y besando la medalla que nos regaló Sor Simona, salíamos del convento, cuando al pasar delante del refectorio experimentó el marqués de Cerralbo una grata sorpresa al ver que le mostraban un anciano enfermo que se apresuró á saludarle, y por instigación de los allí presentes relató de la manera más pintoresca el primer choque que los lanceros de Zumalacárregui tuvieron en las cercanías de Viana con los lanceros cristinos. 
Aquellos que el veterano consideraba por los lujosos uniformes, que tanto contrastaban con la pobreza de las vestimentas carlistas, legión de capitanes, y según la rectificación de un amigo suyo escuadrón de médicos, fueron vencidos y dispersos por los que no tenían tan brillantes alamares en el pecho, pero sí más vigor en el brazo. 
Recompensó el marqués con la largueza acostumbrada al pintoresco narrador, y salimos del convento seguros de que en las oraciones de las Hermanas tendríamos un recuerdo, que por ser en plegarias de ángeles es el recuerdo más agradable para un católico.

El banquete. 
El salón del Círculo, artísticamente adornado, era estrecho para contener los comensales. La comida, verdaderamente navarra, fué fastuosa. Nueve platos tan fuertes como abundantes hicieron decir al marqués de Cerralbo que aquello no era un banquete, sino nueve banquetes en uno. 
Hermosas jóvenes, hijas de los socios, deseosas de oir los brindis y dando muestras de lo que es la mujer navarra, verdadera espartana católica que mantiene en el hogar la llama del heroísmo, llevaron su entusiasmo hasta el punto de servir la comida, deseando hacer, según decían, lo mismo con el rancho de campaña cuando sonase la hora de brindar con los cañones. 
Al destaparse las botellas de champagne brindó el presidente por el Rey y el marqués de Cerralbo. El delegado del Rey lo hizo en términos elocuentes por la Monarquía tradicional y las libertades forales que Carlos VII ha prometido y jurado y restaurará como principio esencial de la bandera inmaculada que sin desmayos tremola. Y concluyó brindando por Viana y el ilustre Villoslada, enfermo y ausente. 
Aplaudidísiinas fueron las brillantes frases del señor marqués de Cerralbo, y lo mismo fueron recibidas las de D. Salvador Elío, que lo hizo por el Rey y las libertades y franquicias de Navarra, expresándose en el mismo sentido el veterano general Lerga y el que traza estas líneas. 
Durante el banquete tocaba la música escogidas piezas, y la multitud que llenaba la plaza unía sus aplausos á los de los comensales, pues estando abiertos todos los balcones, algunos como yo hablaban desde una silla dirigiéndose alternativamente á los de dentro y á los de fuera. 
El banquete, como la recepción y la velada, puede decirse que tenía el Círculo por centro y por salón la plaza. 
Salida de Viana. 
Después de pasear por los alrededores de la histórica ciudad, contemplando sus ricos contornos, cruzamos las calles, donde se levantan, como recuerdo de pasadas grandezas, palacios y viejos caserones, que ostentan orgullosos, cual signo de ilustre origen, los enormes escudos en que aparecen 
los timbres heráldicos de las familias más  nobles de Navarra, y vimos en un antiguo torreón la puerta, hoy tapiada, por donde, en el silencio de la noche, se evadió César Borgia, el sepulcro que guardó sus restos, y la hermosa Casa Consistorial, tan llena de riquezas diplomáticas y de tradiciones nobiliarias y concejiles. 
Calcúlese cuánta sería en tiempos pasados la aristocrática reunión de familias esclarecidas en Viana, cuando en un acta de Ayuntamiento que se conserva aparecen firmando siete concejales cruzados como 
Caballeros en distintas Ordenes militares. 
Evocando este pretérito glorioso como anuncio de un futuro que le vuelva renombre y esplendor, y sintiendo separarnos de población tan leal y caballeresca, salimos con el marqués de Cerralbo á la próxima estación de Requejo, montados en buenos caballos. 
El mismo entusiasmo de la víspera, los mismos vítores y aclamaciones—aunque en el rostro de los que decían cariñosamente al marqués: ¡Que lleve feliz viaje, señor!, se notase el dejo triste que deposita en los corazones el dolor de la despedida—resonaron cuando el delegado de D. Carlos, con cerca de 30 jinetes, que parecían en los briosos caballos escolta de honor, salió de Viana para pasar el Ebro. 
El pequeño escuadrón iba alejándose por la vega, y todavía resonaban los vivas y se agitaban boinas y pañuelos en la alta meseta de Viana. Luego perdimos de vista ciudad de tan gratos recuerdos, y entre las nubes de polvo que levantaba el rápido trotar dé los corceles distinguíase el único infante que, corriendo y saltando, caminaba siempre á la descubierta, llevando gran delantera á los caballos. Era Botarrón que, lanzando la boina roja al alto y dando saltos de gimnasta, aún grifaba ¡viva Carlos VII! con voz que el ejercicio continuo había casi vuelto afónica. 
Cruzamos el Ebro. Al poco tiempo llegó el tren; despidiéronse los amigos, menos la Comisión de Pamplona, que acompañó al marqués de Cerralbo hasta Miranda, y por las ventanillas del vagón miramos con tristeza, más allá de la línea que marca el Ebro, los altos de España, y detrás nos pareció ver al pueblo generoso, altivo y caballeresco que peleó con Sancho el Grande en Calatañazor, arrollando las huestes hasta entonces invencibles del más temido de los caudillos agarenos; el que atravesaba el Muradal, junto al Paso de la Losa, y en el llano de las Navas servía de invencible cohorte á Sancho el Fuerte cuando alzaba la potente maza ó hacía llamear á la luz del sol, teñido en sangre de almohades, el mandoble que esgrimía sobre la consternada guardia negra de Aben-Jacub; el que con Coquerel y San Superano realizaba épicas hazañas en el Ática y conquistaba á Acaya y negociaba con Bayaceto domeñando los restos del poder angevino; el que renovó las antiguas proezas en Arguijas y en Wad-Ras, y demostró en Monte-Muru y Montejurra y acaba de probar ahora que tiene entre sus fueros uno que la revolución no ha podido arrebatarle: la constancia heroica y el tesón que da el honor conservado con una lealtad sublime que hace de aquellos pechos que no dan asilo á las traiciones muralla sagrada en que toda invasión extraña encontrará término, y donde las olas cenagosas del liberalismo, después de fieros embates, tendrán que retroceder impotentes y abatidas, dejando al descubierto los muros ciclópeos del alcázar foral que se levantará en toda Vasconia como el arca de la libertad cristiana después del diluvio de sangre y de ignominias de la revolución impía.
¡Volveré!, dijo el marqués de Cerralbo, repitiendo la frase de Carlos VII en Valcarlos, y el Rey y su representante sabrán cumplir la palabra.

Horóscopo de Cristo

Título: El arco de ingreso de la Colegiata de Santa María de Viana. Horóscopos de Cristo
Autores: Juan Francisco Esteban Lorente
Localización: Berceo, ISSN 0210-8550, Nº 130, 1996 , págs. 19-41
Fuente: Dialnet
PDF
Portada sur de la Iglesia de Santa María
Horóscopo de Cristo en las dovelas del arco de ingreso
de la iglesia de Santa María

Plaza del Coso, nº 1

Plaza del Coso, nº 1
Blasón de la segunda mitad del s. XVII 
Blasón de la segunda mitad del siglo XVII, con cartela de cueros retorcidos en orla y timbrado por yelmo. Su campo está cuartelado, apareciendo:
  1. tres fajas con bordura de aspas,
  2. cuatro rosas rodeadas de diez flores de lis
  3. dos lobos pasantes con orla de aspas,
  4. castillo con león rampante y tres picos inferiores.
Referencias
  • Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella

Portal de Estella - Escudo imperial de Carlos I, 1563

Escudo imperial labrado por Gaspar de Vitoria , escultor de Viana. El blasón aparece sobre águila bicéfala y con corona abierta en su timbre, dividiéndose su campo en cuatro cuarteles, en los que se repiten alternativamente castillos y leones (reinos de Castilla y León) con las cadenas de Navarra. Bajo el escudo quedan otros dos pequeños, cada uno de ellos con las cinco barras de Viana.
Portal de Estella - Escudo Imperial de Carlos I
Armas de Carlos I en el Portal de Estella de Viana
Referencias
  • Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella

Aldunate y García de Villacián

Rua de San Pedro, nº 1 (antes nº 3)
Escudo de los Aldunate y García de Villacián - finales s.XVIII
Blasón rococó de finales del siglo XVIII, con mascarón inferior, leones portantes y yelmo por timbre encuadrado por ángeles. Debajo la leyenda ARMAS DE LOS ALDUNATES.

Rua de San Pedro, nº 7

Escudo de los Aldunate y García de Villacián - s.XVIII
Blasón igual al anterior y posiblemente debido a la misma mano.

Rua de San Pedro, nº 2 - Casa de los Múzquiz - Aldunate
Escudo de los Aldunate y García de Villacián - s.XVIII
Escudo rococó timbrado de yelmo.
Armas de los Aldunate y García de Villacián
Su campo está cortado:
  • parte superior en tres cuarteles con las armas de Aldunate:
    • dos palos encuadrados en orla de escudetes,
    • curz hueca en el centro, 
    • cinco fajas encuadradas;
  • parte inferior, dos cuarteles, con las armas de García de Villacián: 
    • espada entre seis panelas adiestrada por cruz bordeando de ocho aspas,
    • árbol con león rampante.
Calle del Conde de San Cristóbal - al lado del portal de La Solana
Escudo de los Aldunate y García de Villacián
- copia contemporánea
Ver también Ichaso, Aldunate, García de Villacián

Elizalde

Rua de Santa María, nº 8
Escudo de los Elizalde - s.XIX
Escudo neoclásico del siglo XIX. Lleva orla de guirnaldas de laurel, rodeando cartela de cueros y yelmo por timbre. Se acompaña de la leyenda ARMAS DE ELIZALDE
Armas de Elizalde
Cuartelado en cruz:
  • primero y cuarto, tres torres
  • segundo y tercero, tres fajas denticuladas.
Referencias
  • Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella
Noticias de los Elizalde de Viana
  • José Elizalde (siglo XVIII), maestro ensamblador 
  • Fructuoso Elizalde Sabando (1858, 1844), alcalde constitucional de Viana (1893)
  • Jesús Elizalde Sainz de Robles (Viana, 1907 - Vejer de la Frontera, 1980), abogado y político carlista. Ver biografía en Wikipedia
  • Ángel Elizalde Sainz de Robles (Viana, 25 de febrero de 1912 - Sevilla, 23 de enero de 1939), abogado y combatiente requeté español. Ver biografía en Wikipedia

Achutegui y Gainza

Rua de Santa María, nº 10
Escudo de Achutegui y Gainza - segunda mitad s.XVIII
Blasón rococó de la segunda mitad del siglo XVIII. timbrado con yelmo con campo cuartelado  y la leyenda ARMAS DE ACHUTEGUI Y GAINZA.
Armas de Achutegui y Gainza 
Cuartelado en cruz:
  1. campo de oro, un árbol de sinople, con la copa sumada de una cruz de gules, y dos lobos de sable atravesados al tronco, uno por delante, otro por detrás y cebados de sendos corderos, que es Achutegui;
  2. de azur, con tres veneras de plata, que es Gainza;
  3. de oro, con dos fajas de gules;
  4. de azur, con un creciente ranversado de plata.
Noticias de los Achutegui
  • Los Achutegui de Viana proceden de la Puebla de Bolívar (Vizcaya). [1]
  • Natural de la casa de Bolivar fue [2]:
    • Pedro de Achutegui y Ortiz de Zarate. Casó con Maria Lopez, con quien tuvo a 
    • Justo de Achutegui y Lopez. Al casar con Francisca Aranguiz, pasó a Navarra, afincandose en Viana. Del enlace nació 
    • Juan Ortiz de Achustegui y Aranguiz, natural de Viana. Casó con Catalina Merino, con quien tuvo a
    • Juan Achustegui y Merino. Casó dos veces: la primera con Gregoria Chabate y al enviudar, con Josefa Sabando. De su primer enlace nació 
    • Manuel Achustegui y Chabate, esposo de Maria Francisca Mendoza y padres de 
    • Juan Jose de Achustegui y Mendoza, natural de Viana y esposo de Josefa Gainza. La descendencia de este enlace fue numerosa. Un total de ocho hijos, nacidos entre 1761 y 1777. Sus nombres son
    • Maria Josefa Celedonia, Maria Josefa Tomasa, Nicolas, Pedro Juan, Maria Manuela, Julian Jose, Francisco Jose y José Maria de Achustegui y Gainza, todos naturales de Viana.
  • Diego de Achutegui Triviño, nacido en Viana, hijo de Bernabé Achutegui y de Josefa Triviño, se casó en Viana en 1714 con María Vicente González, también de Viana, testando en 1754.
Noticias de los Gainza
  • Los Gainza de Viana  proceden de Araiz (Navarra). Varias líneas se establecieron en Villanueva de Araquil, en Villanueva del Valle o Pamplona, siendo de esta última, la rama que se trasladó a América. De Villanueva de Araquil fue Juan Antonio Gainza, esposo de Josefa Lanz y padre de Josefa Gainza y Lanz, nacida en Pamplona. Casó con Juan Jose de Achustegui y Mendoza, pasando a residir a Viana. [3]
  • El escudo de los de Navarra es partido y semicortado: 1º., de azur, con tres veneras de plata; 2º., también de azur, con un creciente ranversado de plata, y 3º., de oro, con dos fajas de gules.  [4]
Referencias
  1. Blasonari.net
  2. Linajes.net - Achustegui
  3. Linajes.net - Gainza
  4. Albakits.com - Gainza
  5. Extracto de los expedientes de la Orden de Carlos 3: 1771-1847. Googlebooks
  6. Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella

Pérez de Lanciego y Saénz de Eguilaz

Rua de San Pedro, nº 15
Escudo del arzobispo de México José Pérez de Lanciego - s.XVII
Blasón arzobispal de fray José Pérez de Lanciego con castillo inferior, flanqueado por espada y palma, rica orla de follajes, niños tenantes y por timbre cruz entre ángeles y bajo capelo del que parten cordones a cada lado con cinco borlas.
Armas de los Pérez de Lanciego y Sáez de Eguilaz
Su campo está cuartelado en cruz:
  1. castillo con dos lobos rampantes y sobre él tigre pasante,
  2. cinco flores de lis,
  3. árbol,
  4. diez estrellas de ocho puntas con tres fajas superiores.
Referencias
Descripciones del escudo tomadas de Catálogo Monumental de Navarra. Vol.II - Merindad de Estella. 

San Cristóbal

Calle Algarrada, nº 20
Escudo de los San Cristóbal - s.XVII
Blasón del siglo XVII, propio de la familia San Cristóbal, sobre cartela de cueros retorcidos, con sirenas tenantes que lo soportan al tiempo que cogen unas flores de lis y yelmo por timbre. Su campo tiene árbol arrancado  y lobo pasante, orlado de aspas.
Armas de los San Cristóbal
Noticias de los San Cristóbal
  • Los San Cristóbal de Viana proceden de Estella y descienden de Martín de San Cristóbal-Ballesteros y Cruzat de Oriz, Eguía y Jasso, hermano menor de Diego de San Cristobal, más conocido como Fray Diego de Estella (1524 - 1578). 
  • Pedro de San Cristóbal Ballesteros y Ximénez de Sandoval, biznieto de Martín de San Cristobal, fué el primer San Cristóbal que se trasladó á Viana en la primera mitad del s.XVII, al casarse con María Josefa de Medrano.
  • Pedro de San Cristóbal Ballesteros y Medrano, hijo y sucesor de los anteriores, que casó con Ana María de Azcona y Góngora.
  • Hijo de los anteriores es Domingo Esteban de San Cristóbal y Azcona, marido de D.ª María Lorenza de Eguiarreta y Ulloa, que nació en Pamplona el 14 de Agosto de 1688, y que era hija de D. Luis de Eguiarreta, del Consejo de S. M. y Oidor de la Cámara de Comptos Reales de Navarra, y de D.ª Juana Isabel de Ulloa y Ribadeneyra, vecinos y naturales de Pamplona, De este matrimonio hubo dos hijos: el mayor y sucesor, Diego, y el segundo, Julián, que sigue.
  • Julián de San Cristóbal y Eguiarreta Azcona y Ulloa, nacido en Viana en 1725 y descendiente del anterior, recibió en 1789 de Carlos IV el título de Conde de San Cristobal, de Navarra.
  • El IV Conde San Cristóbal, Francisco de Barrenechea y Oñate, nacido en Viana (1832 - 1902), fue alcalde de Logroño. En su testamento hizo varias donaciones al Ayuntamiento y al hospital de Viana. Fue enterrado en el rico panteón del cementerio de Viana que mandó construir su viuda. El ayuntamiento le dedicó la calle de Cuatro Cantones, que pasó a llamarse desde entonces calle del Conde de San Cristóbal.
Referencias